la Isla de Cabrera, es la más desconocida de las Islas Baleares. Es uno de esos nombres que no se pronuncian mucho, pero que prometen a quienes la visitan una experiencia única e irrepetible.

Cabrera está situada a sólo 15 Km de la costa sur de la isla de Mallorca y la manera más habitual de acceder a ella es a través de un trayecto en barco -la mayoría de los cuales salen desde la Colonia de Sant Jordi– de una hora de duración, aproximadamente.

Tal y como podrás comprobar a tu llegada, se trata de una isla inhabitada, ocupada solamente por algunos trabajadores, militares, arqueólogos, biólogos… Gracias a ello, la isla ha conseguido preservar su belleza original y una gran biodiversidad, tanto terrestre como marina.

¿Quieres saber qué puedes encontrarte en esa isla? Pues sigue leyendo, que te lo vamos a explicar detalladamente.

Qué ver en el Parque Nacional de Cabrera

La Isla de Cabrera es un Parque Nacional y, por este motivo, no vas a tener plena libertad de movimiento. Se trata de una medida necesaria para la conservación del espacio natural pero que, de ningún modo, empañará tu visita.

Algunas de las cosas más interesantes que podrás hacer durante tu paso por la isla serán:

  • Visitar el Castillo de Cabrera
  • Hacer una ruta por sus playas
  • Disfrutar del Snorkel en sus aguas
  • Itinerarios guiados a diferentes puntos de la isla
  • Disfrutar la isla de noche alojándote en el Albergue de Cabrera
  • Tomarte algo en la Cantina con vistas al Mar
  • Visitar la Cueva Azul
  • Descubrir la flora y fauna de la isla a través de itinerarios autoguiados
  • Ver una puesta de sol única
  • Observar un gran número de aves autóctonas

Vistas del Parque Nacional de Cabrera

Las playas de Cabrera

En la Isla de Cabrera encontrarás varias playas, algunas de ellas están abiertas al público pero otras tienen la entrada restringida. En este último grupo estarían playas como la de Cala Santa Maria, Cala Gandulf o Caló des Macs. A continuación nosotros te vamos a hablar de las playas cuyo acceso está abierto a todo el público.

Playa des Moll

Si no tienes muchas ganas de andar y lo que te apetece es subir al castillo y luego tomar algo en la Cantina -único lugar en la isla donde podrás adquirir comida y bebida y donde te recomendamos que pruebes el Bocadillo de Sobrasada- esta será tu playa favorita durante tu visita a Cabrera. Aunque no es la playa más bonita de la isla, sí es la más accesible, ya que está situada junto al muelle en el que atracan los barcos que conectan Cabrera con la Colonia de Sant Jordi. En cualquier caso, al tratarse de la Isla de Cabrera, la transparencia y riqueza del agua está asegurada.

Es Mollet des Pagés

También conocida como es Caló de ses Güies. Se trata de otra playita perfecta para los que no quieren caminar. Situada a tan sólo diez minutos de la anterior -Playa des Moll- está calita se encuentra justo en frente del Alberque de la Isla de Cabrera, único lugar de la isla dónde podrás pernoctar. Justo detrás de esta playa se inicia el itinerario del Monumento de los franceses -monolito en honor a los prisioneros de las guerras napoleónicas que murieron en Cabrera- y el Celler, un agradable paseo entre bosques de pino que te permitirá conocer un poco más sobre la historia del lugar. Se trata de uno de los recorridos con guía que podrás realizar en la isla, previa solicitud de autorización en la Oficina de Información del puerto.

Sa Platgeta

Una de las playas accesibles más grandes de la isla. Se trata de una playa compuesta por arena, piedra y grava,  donde la transparencia del agua te permitirá ver casi a simple vista parte de la riqueza del fondo marino de la isla. En esta playa nace la ruta para visitar el Faro de N’Ensiola, que te permitirá disfrutar de unas bonitas vistas desde la cima de la colina del Coll Roig en una excursión de 4 horas de duración. La realización de este itinerario también requiere autorización y el acompañamiento de un guía.

S’Espalmador

Nuestra playa favorita en la Isla de Cabrera. Recorrer la distancia que hay entre el muelle y la Playa de S’Espalmador te llevará poco más de una hora y te permitirá disfrutar de la playa menos «humanizada» de la isla. De hecho, es muy probable que mientras estés tumbado en la playa recibas la visita de alguna sargantana, unas divertidas lagartijas que pueblan la isla.

Bucear en Cabrera

El snorkel es una de las actividades más interesantes que se pueden hacer en un lugar de costa como Cabrera, que preserva todavía la práctica totalidad de la virginidad de su territorio. Bucear en Cabrera no es como hacerlo en otros sitios. Al ser un parque natural vas a poder observar peces y especies marinas difíciles de ver en otros lugares de las Baleares.

Así que no te olvides las gafas de bucear cuando prepares la mochila para visitar Cabrera. De hecho, si te interesa descubrir todos los entresijos del fondo marino, te gustará saber que hay empresas que ofrecen servicios de snorkel guiado y excursiones de buceo en las aguas de la isla.

Meros, barracudas, atunes -de vez en cuando- pulpos, dentols, serviolas, morenas… Son algunas de las especies que podrás encontrarte durante tu paseo marino.

La Cueva Azul de Cabrera

La mayoría de excursiones en barco a Cabrera incluyen una visita y un chapuzón en la Cueva Azul (Cova Blava), una gruta abierta por el mar en la roca calcárea, que tiene 6 metros de altura en su entrada pero que llega hasta los 20 metros en el interior.

Esta cueva recibe su nombre por la tonalidad azul eléctrica que adquiere el agua dentro de ella, aunque también los hay que prefieren hablar de tonalidad azul zafiro. Matices al margen, el color del agua de la Cueva Azul es absolutamente espectacular, especialmente a media tarde, cuando el sol parece hacer magia sobre ella.

Cueva Azul Cabrera

Cómo llegar a Cabrera

Para llegar hasta la Isla de Cabrera hay que contratar el trayecto con algunas de las empresas que ofrecen excursiones hasta la isla. La mayoría de estos barcos parten el puerto de la Colonia de Sant Jordi y ofrecen gran variedad de tours: desde el más sencillo hasta el que incluye copa de cava y atardecer junto a la Cueva Azul, un itinerario cultural por la isla o experiencias de buceo. Si te alojas con nosotros, en el Hostal Colonial estaremos encantados de organizar para ti un día perfecto en la Isla de Cabrera y de contarte sus secretos mejor guardados.

Si tienes embarcación propia,  podrás acercarte hasta la isla previa solicitud de autorización. En el caso de que quieras pernoctar en la isla o practicar buceo con botella, deberás solicitar un permiso especial.

¿Te gusta lo que lees?

¡Apúntate gratis a nuestro newsletter y recibe los últimos posts, consejos, descuentos y más para disfrutar de la Colonia de Sant Jordi!